lunes, 3 de enero de 2011

Decisiones

Decisiones, esa simple palabra las complicaciones que puede traer el tomarlas. Aunque el verdadero problema no radica en tomarlas, eso cualquiera puede decir esto o aquello, lo verdaderamente difícil es saber cual es la mejor.

Imaginen que todo fuera de fácil como en la pc al programar, es sumamente fácil usar el IF, el WHILE o poner CASE, las condiciones a cumplir para cada situación, y lo mejor: se sabe que pasará justo después de cada decisión, hasta llegar a sus últimas consecuencias, en este caso al fin del programita que se este ejecutando.
Y por si estas facilidades fueran pocas, todavía se puede ir mas allá y si algo no funcionó como quisieramos, es posible el rastrear el error, corregirlo y volver a correr el programa, así de fácil, así de sencillo.
Pero eso es en la computación, en la vida real nada es así, cada momento es una decisión, nunca sabes todas las condiciones que tienes que tomar en cuenta, peor aún, no sabes la verdadera importancia de la decisión que estas tomando, hasta que ha pasado el tiempo y comienzas a ver los caminos por los que te esta llevando.
Si uno tiene suerte y escogió bien, quizá ni se de cuenta del momento en que uno decidió algo; pero caso contrario si no pensamos bien al momento de decidir, y no estamos obteniendo lo que queríamos, entonces si tenemos un problema, y analizaremos, retrocederemos que fue lo que hicimos mal (ó quizá hicimos bien, pero ello nos condujo al presente que no deseamos).

La venganza de todo esto es que aunque quieras volver atrás ya es imposible, podrás repetir algo, volver atrás un poco, volver a empezar si es que algo fracaso, pero nunca será igual, te tienes que enfrentar a otra realidad distinta y volver a decidir a partir de tu presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario